Mi España


(*)Antes de que la campaña electoral empiece a fomentar opiniones dirigidas a aumentar la confrontación más brusca posible entre Cataluña y España , me gustaría dejar clara mi relación con España . Para que se entienda mejor mi opinión, quiero aclarar que yo soy persona que entró en política por compartir las ideas y las actitudes de Artur Mas y que actualmente continúa convencido de su línea política . También soy una persona que no renuncia a tener un Estado propio dentro de Europa . Dicho esto, les intentaré explicar mi visión de la relación entre Cataluña y España en la actualidad. Mi visión de esta relación se produce después de haber viajado por más de cincuenta países del mundo y estar convencido que España es uno de los países con mayor diversidad cultural, lingüística, paisajística y gastronómica de todos los que he conocido hasta hoy.  Estoy convencido de ello ya que he visitado prácticamente todas las provincias españolas y reconozco que la riqueza de la diversidad entre ellas a todo nivel, siempre me ha seducido. He valorado siempre esta diversidad como uno de los grandes valores añadidos que tiene este país en contraposición a muchos otros . Para mí, esta gran diversidad es el gran activo de España y no su problema. Me encanta la lengua castellana que me ha proporcionado y me proporciona tantas y tantas horas de buena lectura . He disfrutado con Cervantes, Valle- Inclán o Delibes , por poner sólo unos ejemplos, y considero a Javier Marías uno de los mejores escritores europeos de los últimos tiempos. Me encanta escuchar lenguas y dialectos diferentes por los lugares donde paso, sin que esta diversidad me provoque ninguna incomodidad. Al contrario, lo vivo como un privilegio cultural y personal incomparable. Y sobre todo y lo más importante, he disfrutado de la idiosincrasia de sus gentes, todas absolutamente diversas, complejas y siempre interesantes. Y he disfrutado de esta diversidad precisamente  porque te obliga a confrontarla con la tuya y por tanto a ampliar tu visión del mundo. Esta es la España de la que he disfrutado y pienso seguir disfrutando sea cual sea el futuro de las relaciones entre Cataluña y España. Y en este sentido, tengo que reconocer que me hubiera gustado que en estos últimos 30 años hubiéramos encontrado un buen encaje para Cataluña dentro del estado español. Un Estado pero, que valorase y reconociera esta diversidad como un valor impagable e incomparable a preservar y no como un problema constante a combatir, como así ha sido. Este encaje político, por desgracia, no ha sido posible pese a haberlo intentado repetidas veces y de diversas maneras. Esto ha hecho que ahora muchos catalanes queramos decidir libremente nuestro futuro y deseemos un Estado propio. Pero ello no significa en ningún caso  querer renunciar a una excelente relación con España y todos sus valores anteriormente descritos. Al contrario, desearíamos que todo este proceso se gestionara con diálogo, consenso y respeto mutuo entre España y Cataluña. ¡Todos saldríamos ganando y daríamos una lección al mundo!

12/04/2014

(*)Traducción y adaptación al castellano del artículo publicado en catalán el 07/10/2012 en el periódico SEGRE (La meva Espanya)

Entrades populars d'aquest blog

Neumünster

Al pare

Ni dretes, ni esquerres